Odiseo y el Navegante Tocado y hundido

Odiseo y el Navegante
Tocado y hundido

-¡Entonces borremos los cantos de una tacada!
-La Ilíada ha sido un gran canto épico. Una gran guerra.
-¿Guerra o batalla?
– ¡Guerras! Ya me explicaré.
-¿Y la Odisea? ¿Mis hazañas?
– Tus mayores hazañas están en la Ilíada…
-¿Así que lo otro no sirve? Tantas aventuras, lucha, sufrimientos y desdichas. Bordadas y naufragios, anhelos, desdenes y nostalgias. ¿Y yo que fui? ¿Un charlatán? ¡Tocado y Hundido!

δικο μασ

εκλειψη_ηλίου-702x336

Odiseo y el Navegante ¿Quién cegó al bardo?

Odiseo y el Navegante
¿Quién cegó al bardo?

Escaso ha sido el viaje de la tierra del lotus a la tierra dominada por los Ciclopes. Como un suspiro. Estaba aquella isla inmóvil en medio del océano, del océano que pasea las olas y los sueños, que zampa olas y escupe tormentas, furibundo, enojado, dolorido y herido… sueño que dura un día o un instante. Perdido en la inmensidad de la nada entre lo irreal y lo herido en un ojo, donde aquellos desalmados habían clavado la lanza templada en el fuego…

-Aquí, discrepó el Navegante, ¡Eso lo has inventado!

-Para nada. ¿Porque iba a hacerlo?


UN BOQUERON HOMERICO

UN BOQUERON HOMERICO
καὶ δὴ ἄγρην ἐφέπεσκον ἀλητεύοντες ἀνάγκῃ,
ἰχθῦς ὄρνιθάς τε, φίλας ὅ τι χεῖρας ἵκοιτο,
γναμπτοῖς ἀγκίστροισιν, ἔτειρε δὲ γαστέρα λιμός·

«…Y en verdad vagando por necesidad buscaban cazar aves o peces cualquier ser apetecible que cayese a sus manos, con curvos anzuelos, porque el hambre les recomía las entrañas.»

12814197_10208283192497369_1996572803669053678_n

eyxes

Odiseo y el Navegante 3. El Clan,

Odiseo y el Navegante
El Clan,
-¿Hoy hace frio verdad amigo?

-Ni que lo digas

-Porque no te retiras a mis aposentos y te duermes un poco. Seguiremos mañana.

-Prefiero quedarme. Nunca sé que puedo encontrarme al despertar. ¿Y si se va todo a mi alrededor? ¿Y si el sueño se apodera de mi memoria? ¿Si la claridad desvanece y pierdo de mis ojos la realidad que me guía? ¿Y si los actores se vuelven invisibles, sombras sin alma y sin razón y me despierto en un despreciable diván sin relato y sin gloria? Prefiero quedarme, callado y discreto. No pienso molestarte más con mis indolentes preguntas…se lo ruego.


TIENE QUE SER UN GALLO POR FAVOR, DE POLLOS NADA.

TIENE QUE SER UN GALLO POR FAVOR, DE POLLOS NADA.
…Y entre las provisiones dela balsa de Ulises en su penúltima aventura del viaje desde la isla de Calipso a aquella de los enigmáticos Feacios en primer lugar tenia sitio el sacro VINO, junto al trigo y el agua.

ε’ 165>, (“σίτον και ύδωρ και οίνον ερυθρόν”).

IMG_0741

IMG_0722

BLANCO, SALADO Y DIVINO , MI QUESO FETA

BLANCO, SALADO Y DIVINO , MI QUESO FETA
…Y vertía, alrededor de sus labios, ofrendas por todos los muertos, primero miel con leche, luego vino dulce, luego agüita y allá en aquel momento espolvoreaba con harina blanca de cebada…Odisea L


¡Pasta y Griega!

¡Pasta y Griega!
…Luego, al final descubriremos cuasi ¡EL PAN!!!! , Lagana , Acá Λαγάνα, Pan de sorprendente sabor, textura, olor, dibujo y atracción que se hace aún por cuaresma en los hornos de los pueblos. Hemos dicho que de ahí nos viene la lasagna Italiana. Laganum. Pero no el pan. Ni el trigo. Ni los cereales, Ni Marco polo lo trajo de China. Nosotros sabemos por Homero que el trigo, La harina, la pasta y el Pan, brotó en nuestra tierra Heladica! Nuestra Grecia!

ostrea

Dulichion-Homerico-7

EL INTRUSO, (“SASSENACH”).

EL INTRUSO, (“SASSENACH”).

Otra vez frente la caja tonta haciendo zapping! Vulgarmente, como sentenciaría mi buen amigo Mentor, cambiando los canales sin ningún orden y lo que es peor, sin interés. ¡Típico! Me fastidia la burda repetición de los telediarios, y peor el burlesco trio de unos presentadores que se pitorrean, por la desaparición de unos ciudadanos despreocupados, que nadie sabe a cierto si desean a que les encuentren, o prefieren que les dejen en paz.


Odiseo y el Navegante Canto 1. Ténedos

Odiseo y el Navegante

Canto 1. Ténedos

Año 1184, mediados de Marzo. El polvo de la ceniza se mezcla con las partículas humanas que se desintegran sobre las hogueras. Los muros derivados, los patios lagunas de sangre rancia, turbia y fermentada. Silencio y horror. Hedor y angustia en los ojos de los pocos que sobrevivieron a la catástrofe. Mujeres, ancianos y niños. Unas centenas, ni eso…

Extramuros; los últimos carruajes transportan el botín a las naves que esperan vagamente, mitad en el mar mitad en la arena, la hora de zarpar rumbo a sus moradas, diez años enteros después de que las dejaron atrás. Algunas naves ya se habían adelantado y ahora estarían navegando cansinamente en medio del Egeo. Quedaban alrededor del patriarca Agamenón, Diomedes y Menelao, el sabio rey de Pilos Néstor y Él. El temible y astuto Odiseo. Estos últimos días no solo permanecía inquieto y malhumorado si bien enojado y molesto con varios de sus compañeros de batalla, por razones que ni el más adivino acertaría. Más bien, no había razones reales, estaba enfadado y basta. Después de diez años de miseria, guerras y tormentos, alguien tenía que pagar por ello, y claro no podrían ser sus compañeros de aventuras, sino otro donde descargaría su ira y su cólera.

Penteconteros

tavrokathapsia toros

ODISEO Y EL NAVEGANTE, Cap.2, Máron, un regalo útil y generoso

Odiseo y el Navegante
Cap 2. Máron, un regalo útil y generoso

Cayeron como infausto huracán, los guerreros del jónico sobre la despreocupada ciudad de ‘Ismaro, con lanzas, flechas, hachas y espadas. La tierra rugía bajo el ímpetu de los vengadores. No hubo clemencia para nadie. Ni siquiera para los pacíficos pastores y los campesinos. No quedó cuerpo, ni casa de pie, ni granero. Se separaron los troncos de las cabezas y las extremidades del tronco. Guerreros y civiles tuvieron el mismo trato, mujeres y ancianos también. Los dioses, que eran de todos iguales, ocultaron sus rostros de enojo. Se escandalizaron que un mortal, cuan venerado que fuese, se hubiese atrevido a repartir justicia o muerte, derechos que solo ellos poseían.