MADRID-BEIRUT- PARIS


MADRID-BEIRUT- PARIS

Entre nubes y estruendos cautivos,
arrojados en piélagos de niebla,
tenue luz divino abandono
de ese reloj que camina, se retuerce, desespera,
tenue luz no ilumina, el alma sufre, ensombrece.
 
Dagas revientan vanas redenciones,
hendidos alientos de cobardes, ceden,
la tierra agoniza y se desangra,
con sus colmillos hiriendo anhelos; amputando
la vil decencia de inertes, disimiles, meridianos.
 
Cristales fragmentados en los ojos
las alas volteando, de servil molino,
hay tanta niebla tanta amargura…
¡Así te fuiste! Jamas volviste a caminar conmigo,
descaminada, entre las sombras apresada.¡Sola!
 
Orlas de yodo que ciñen voluntades,
sangre confunden con la misma sangre,
para saldar inicuos, vanos excesos…
Cruel metralla tu mano de verdugo desembolsa
sin ni siquiera preguntarte; ¡resucitar su nombre!
 
…de ese alma que vuela, sobre ¡Paris, Beirut, Madrid!

R d F

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.